Icono del sitio Esquire

El Baile de los 41: Hechos reales de la fiesta más escandalosa del Porfiriato

Baile de los 41

Foto: Posada, José Guadalupe (1852-1913), Public domain, via Wikimedia Commons

 

En México hay toda una mística alrededor de este número si eres hombre. Está casi maldito. Manchado. Y cualquier relación con él puede significar una prueba del destino hacia tu hombría —entendiendo ésta como un asunto meramente heterosexual y rancio, por supuesto—. A tal grado, que cuando cumples 41 años se dice que podría cambiar el rumbo de tu orientación sexual (así, de la nada, como si te cayera un rayo gay) y debes esforzarte por «salir ileso» de esta edad. En fin, pura creencia absurda de tipos que le tienen miedo a un abrazo de su compadre y les guste.

Pero ¿de dónde viene todo esto? Te explicamos cómo es que este número se cargó de una vibra entre homofóbica y «de relajo», que también se presta para la «jotería» entre cuates, seas homosexual o no. Y que, sobre todo, abrió una puerta de la liberación en México.

El Baile de los 41 fue una fiesta privada que se llevó a cabo la madrugada del 17 de noviembre de 1901 en la Ciudad de México.

Siguiendo las palabras de Mílada Bazant en Crónica de un baile clandestino, los asistentes al baile:

«… llevaban pelucas, pechos, postizos, aretes, choclos bordados y en la cara tenían pintadas grandes ojeras y chapas de color. La otra mitad vestía de hombre, portaban magníficos abrigos, así como sombreros y monos choclos de glacé, Rusia y fino charol».

Y el asunto está en que la policía irrumpió en el evento, estalló el escándalo, se llevaron presos a todos estos hombres vestidos de mujer, y a la sociedad mexicana se le enroscaban las medias y los bigotes del puro bochorno.

Carlos Monsiváis, uno de los cronistas y ensayistas más importantes de la Ciudad durante el siglo XX, afirmó que en los primeros reportajes se contabilizaron 42 detenidos, pero que a los días esta cifra cambió a 41 asistentes. Él señala:

«…el que desaparece de la lista, compra su libertad a precio de oro y huye por las azoteas, es don Ignacio de la Torre, casado con la hija de Porfirio Díaz. Más que ningún otro hecho, lo que distingue a la Redada es la presencia, certificada por el chisme masivo, del Primer Yerno de la Nación».

Hechos reales que no puedes dejar pasar sobre el Baile de los 41

En 2020 se estrenó una película que aborda esta intrigante historia de la cultura mexicana. Ésta narra la experiencia de aquella noche desde la óptica de Ignacio de la Torre, a quien ya mencionamos más arriba. Y a raíz de este filme, la discusión sobre dicho evento ha resurgido. Por ello, para que hagas un cotejo de realidad versus ficción con la cinta, te recabamos esta serie de datos muy, pero muy importantes.

Si quieres saber más de este episodio histórico y sus impactos, ve la siguiente conferencia del CEPE-UNAM:

 

Salir de la versión móvil