Icono del sitio Esquire

Mitos y realidades de la disfunción eréctil que debes conocer

Disfunción eréctil 1

Foto: Getty Images

Alrededor de este padecimiento hay mucha desinformación, por lo que aquí te presentamos 3 mitos y realidades que debes saber.

Si existe un tema escabroso que le preocupa a todos los hombres, es la disfunción eréctil (DE). Es un estigma que a muchos preocupa sobremanera, pues se tiene la creencia de que padecerla es vergonzoso o los hace menos masculinos.

Pero la realidad es que el Internet está lleno de información errónea al respecto, y si a eso le agregamos que los amigos, conocidos, familiares y demás nos llenan la cabeza de cosas, pues el asunto no mejora.

No creer todo lo que se oye sobre la disfunción eréctil es sólo la mitad de la ecuación. La otra es armarse con información útil que ponga los síntomas de la disfunción eréctil en contexto y haga que sea menos aterrador si se experimentan.

Foto: Getty Images

Por eso, te presentamos 3 mitos que debes desechar y 3 realidades que debes conocer al respecto:

Mito #1: la disfunción eréctil es la incapacidad de conseguir una erección

Digamos que es una verdad a medias. Hay problemas de disfunción eréctil cuando se puede conseguir una erección a veces (aunque no cada vez que se quiera tener relaciones sexuales), cuando hay erecciones que no duran lo suficiente para tener relaciones sexuales satisfactorias, o si simplemente no se es capaz de conseguir una erección en cualquier momento.

Realidad #1: es un padecimiento completamente tratable

La Food and Drug Administration de Estados Unidos ha aprobado cuatro medicamentos con receta para el tratamiento de la DE. Estos están disponibles no sólo con los urólogos, sino en todos los médicos generales.

Pero estos sólo son eficaces si se tiene una mejoría en el estilo de vida. Dejar de fumar, hacer ejercicio regularmente, son solo algunas de las cosas que hay que tomar en cuenta para ayudar a reducir los síntomas.

Foto: Getty Images

Mito #2: la DE puede tratarse con medicamentos sin receta

Nunca faltan los remedios o productos que prometen curar un padecimiento como la disfunción eréctil. Pero hay que tener mucho cuidado.

Si bien algunos productos a base de hierbas pueden ayudar, la realidad es que lo más prudente y conveniente es utilizar los medicamentos que prescribe un médico, con receta.

Realidad #2: La disfunción eréctil es una afección común

Padecer disfunción eréctil es más común de lo que se piensa. En Estados Unidos, se han llevado a cabo estudios desde 2012 en los que se indica que al menos 30 millones de hombres estadounidenses la padecen, incluyendo 30% de quienes tienen presión arterial alta.

Al primer síntoma de DE, lo mejor que puedes hacer es acudir con el médico. Él es con quien tendrás la confianza para decirle que tienes «ese» problema, pues… no vas a andar por la vida platicándole a los amigos que no te funciona bien «aquello», ¿no? Sin miedo, acude al médico. Porque además, la disfunción eréctil es perfectamente tratable.

Foto: Getty Images

Mito #3: la disfunción eréctil sólo es un problema de los hombres mayores

Si crees que nada más los hombres adultos, enfermos y mayores pueden padecer de DE, estás muy equivocado. Sí, es un padecimiento que está mayormente relacionado con la edad, pero al menos 5-7% de los hombres entre 20 y 30 años la pueden padecer.

Esa cantidad son millones de hombres que comúnmente se cree que son «demasiado jóvenes» para experimentar síntomas de disfunción eréctil.

Realidad #3: la DE puede ser un signo de otros problemas médicos

Según estudios de la Universidad Johns Hopkins, la DE es un síntoma de muchos otros trastornos y enfermedades. Desde los trastornos crónicos del sueño hasta la diabetes, pasando por los trastornos neurogénicos y la depresión.

Así pues, la disfunción eréctil se refleja en el pene, pero suele ser un signo de problemas mayores, que merece la pena mencionar a tu médico.

Foto: Getty Images

Sigue leyendo:

5 mitos acerca del semen que debes conocer

Por qué el orgasmo te puede ayudar a dormir mejor

5 consejos para que sepas elegir bien un condón

Lo que puedes hacer en casa para combatir la DE

Salir de la versión móvil